delaciudadalcaserio

Consejos para renovar y cuidar tu casa de campo

La eleccion de la baldosa

La eleccion de la baldosa

Mientras la obra sigue adelante, los albañiles trabajan duro y el caserio va cogiendo forma, me tomo un pequeño descanso para ir a elegir los baldosines de la casa.

Aunque puede parecer sencilla su elección encontrar unos que se lleven y no pasen de moda, que sean muy resistentes y que a la vez mantengan el estilo rustico de la casa es una tarea complicada.

Debemos elegir baldosas para los baños, la cocina y el suelo de la planta baja.

Suelos

Tal vez sea la elección más sencilla ya que los modelos son muy parecidos y solo cambian las cenefas y adornos. Suelen ser color arcilla cocida y se diferencian en los tamaños y formas, algunas son pequeñas y rectangulares y otras cuadradas. Lo mejor es que se pueden combinar con pequeños azulejos que le dan un toque de color al suelo.

También existen otros modelos que imitan a la piedra pizarra aunque pueden ser demasiado oscuros. Una de las características más importantes a la hora de escoger el suelo es que sea fácil de limpiar y que por sus dibujos o formas, un poco de suciedad no se note a primera vista.

Cocina

Las baldosas de la pared serán en un tono claro para que de luminosidad a la estancia. El color que queremos escoger es un beige suave o un gris claro, siempre con un toque rústico y una cenefa que por color y diseño combine a la perfección con el resto de baldosas.

Nuestra intención a la hora de distribuir la cocina es colocar la encimera, muebles y electrodomésticos en la pared donde está ubicada la ventana ya que es la más grande y mejor iluminada. En la pared opuesta pondremos la mesa y silla para comer. Solo pondremos baldosas hasta media pared en la zona de la cocina donde estarán los muebles y electrodomésticos, el resto lo pintaremos con una pintura especial para cocinas muy plástica y que se limpia fácilmente.

Baños

Por suerte nuestros baños son ambos bastante amplios, tanto el de la planta baja como el superior. La distribución de ambos será muy parecida, lo único que variará será la bañera que colocaremos en el superior mientras que en el baño de la planta baja colocaremos una ducha.

Las baldosas serán distintas, en el caso del baño superior usaremos mármol beige claro para las paredes y en el caso del suelo una baldosa que combine de un tono más oscuro. Luego a la hora de decorar utilizaremos elementos de madera que produce una sensación acogedora y cálida.

Hemos decidido usar en el baño de la planta baja una baldosa con un toque de color que le dé un aspecto más moderno y divertido. Como en los dos casos son ambientes muy luminosos la paleta de colores es muy amplia dejándonos usar colores oscuros si así se precisa. Usaremos el tipo de baldosa que está hecha de pequeños baldosines de varios colores que alternaremos con otras con blanco o neutro como el gris para rebajar la intensidad.

Estas son nuestras propuestas para las baldosas de nuestra casa. Ya están pedidas y solo nos queda esperar a que las traigan y las coloquen.

Los muros y paredes interiores de la casa

Los muros y paredes interiores de la casa

Una vez terminado del tejado le tocaba el turno a la estructura del caserio. En este paso hay varias reformas que realizar, empezando por el aislante de las paredes y terminando por el revoque de la fachada.

Para aislar bien las paredes del caserio y no tener pérdidas de calor o humedades en la casa decidimos usar un buen aislante que colocamos entre el muro de piedra y la pared interior de la casa. El material que usamos para el mejor aislamiento es lana de minerales (roca o fibra de vidrio) de mayor densidad. Es uno de los aislantes más naturales que hay en el mercado y también tiene por cualidades ser reciclable y crear un ambiente interior sano con buena calidad de aire.

Una vez puesto el aislante es el momento de poner un tabique de ladrillos para luego enfoscar las paredes y dejarlas lista para pintarlas. En la mayoría de la casa queremos colocar paredes con piedra cara vista que creemos quedará fenomenal junto con las vigas de madera restauradas y los demás elemento rústicos del caserio. Queremos combinar este tipo de paredes con otras enyesadas que pintaremos.

La colocación de la piedra cara vista es una técnica sencilla en la que las piedra se colocan sobre una masilla adhesiva especial que extenderemos por la pared y sobre la cuál colocaremos las piedras poco a poco. Es una forma rápida de revestir la pared.

En el caso de la cocina y el baño queremos combinar la piedra cara vista con el alicatado asique dejaremos las paredes preparadas para ello y mientras elegiremos el tipo de baldosín que mejor combine con el resto de la casa.

Broche final al tejado

Broche final al tejado

Una vez que terminaron la estructura del tejado era el momento de aislarlo y colocarle las tejas. El aislante que nos propusieron fue uno reflectivo multicapas, que aísla tanto del frío como del calor y evita una gran pérdida de calor ayudando a reducir el gasto de calefacción. Este material está compuesto por láminas de aluminio a ambas caras y por láminas de lana, espuma o guata en su interior. Tiene buena pinta ¿no?

Después tuvimos que escoger el tipo de teja que íbamos a colocar y aunque parezca mentira hay una gran variedad para desesperar a los que ya están cansados de tanta elección. Aunque en este caso teníamos bastante claro que era lo que queríamos, dejar la teja tradicional del entorno. Es decir, no usar tejas que no sean propias de la zona donde se encuentra el caserío por lo que nos decantamos por la teja de barro cocida tradicional, un poco más cara pero de muy buna resistencia. Además conservábamos parte de las antiguas tejas del tejado asique el desembolso no fue excesivo.

Parece que la reforma del tejado estaba acabando con éxito y que podemos empezar con las fachadas o el interior. Pero ese será tema para nuestra próxima entrada

La calefcción:¿Cuál elegir?

La calefcción:¿Cuál elegir?

El siguiente paso en la reforma es elegir un sistema de calefacción adecuado para el caserío. Es una tarea complicada que debemos meditar un tiempo, hay que evaluar muchos factores y tener siempre en cuenta el gasto o inversión que vamos a realizar y el consumo de energía que tendremos. En nuestro caso debemos valorar la superficie del caserío (200 m2) y el tipo de clima que nos rodea. Aunque estamos en una zona climática templada con influencia del mar para equilibrar las temperaturas, nuestra casa se encuentra a una altitud considerable y los inviernos son bastante húmedos.

Tenemos dos opciones a la hora de escoger la calefacción, las tradicionales que usan combustibles fósiles que cada vez son más caros o las calefacciones basadas en energías renovables que aún no están desarrolladas del todo. La elección no es fácil.

En primer lugar la casa debe estar bien aislada para evitar una pérdida de calor excesiva que aumentaría el consumo. Nuestra fachada principal tiene orientación sur para aprovechar el calor del sol y los materiales de construcción de la casa, madera y piedra, son transpirables permitiendo pasar el calor del sol pero evitando que el calor de la casa se pierda.

Con estas condiciones nos centramos en dos opciones, calefacción tradicional de leña o calefacción geotérmica.

Combinación de gasoil y leña: no requiere una inversión muy elevada, el coste lo genera el consumo de la caldera de gasoil pero al combinarla con una calefacción de leña el consumo se reduce drásticamente. Las calefacciones de leña no suponen una inversión elevada y puedes alimentarlas con pellets, son compactas y de alto rendimiento y el combustible no es muy caro. El uso de calefacciones de leña siempre es más sucio ya que hay que sacar la ceniza o la misma leña puede dejar residuos cerca de la chimena.

Calefacción geotérmica: supone una inversión elevada pero puede abastecer todas las necesidades de la casa (agua cliente, calefacción…). Emplea como fuente de calor el subsuelo que está a una temperatura constante a lo largo del año. Este calor pasaría a través de uno colectores geotérmicos introducidos en la cimentación de la casa. Esta calefacción debe suplementarse con otra, como por ejemplo energía solar (paneles solares) y es muy recomendable para suelos radiantes. En el caso de este tipo de calefacción, es más limpia, ya que no genera residuos ni olores a humo.

Al final, después de sopesar todos los aspectos, nos decidimos por la combinación de gasoil y leña ya que la inversión no era tan fuerte y creíamos que tener un hogar de leña dentro de la casa, le daría un aspecto más entrañable.

Las primeras reformas

Las primeras reformas

Cuando ya supimos que no íbamos a necesitar redistribuir las habitaciones empezamos a elegir que partes del caserío íbamos a conservar restaurándolas, y que otras partes necesitaban una renovación total. Nuestra idea era la de restaurar el mayor número de cosas y así preservar el estilo antiguo del caserío.

La fachada estaba en muy buenas condiciones pero no el tejado, que tenía alguna que otra gotera y por algunos sitios las tejas estaban rotas. Ya nos informó el anterior dueño de que no lo habían reformado desde hace 40 años por lo que se veía muy deteriorado.

Contactamos con una empresa de reformas que nos ayudó a escoger el tejado con un toque rústico que no deslucía con el resto de la fachada. Por dentro las vigas se verían en el techo dando un ambiente muy rústico y acogedor a la vez. El color de éstas sería oscuro como el resto de las maderas del caserío, así la madera del tejado se mimetizaba con la del resto de la estructura del edificio.

Toda la estructura del tejado tuvo un coste elevado pero creemos que era algo indispensable que la casa necesitaba y como nosotros no teníamos la capacidad para hacerlo, en este caso contratamos a unos profesionales que nos hicieran ese trabajo tan importante.

¿Por dónde emprezar?

¿Por dónde emprezar?

Para comenzar con la reforma primero tenemos que tener muy claro cómo queremos la distribución de la casa, cuánto dinero nos podemos gastar, qué reformas podemos realizar nosotros mismos… Para que todo funcione lo mejor posible debemos tener claro dos conceptos: coordinación y planificación, sobre todo en nuestro caso ya que seremos nosotros mismos quienes gestionemos toda la reforma.

Las razones por las que una obra se hace eterna suelen ser que los materiales no lleguen a tiempo o que los gremios no cumplan con los plazos. Es en ese momento cuando necesitamos tomarnos las cosas con calma e interiorizar que este tipo de acontecimientos son normales en las reformas.

Empezaremos por tener claro la distribución de los espacios. Necesitamos saber qué tamaño tendrán cada una de las habitaciones que tiene la casa y que función tendrán. Para tenerlo más claro solo es cuestión de dibujarlo en un papel y crear así de forma más clara la distribución final de nuestro hogar.

En nuestro caso la distribución que tenía el caserío era muy parecida a la que nosotros necesitábamos: un zaguán, un salón-comedor amplio para juntarse toda la familia y recibir a los amigos, una cocina también grande para comer los días de diario, un baño en la primera planta y otro en el bajo y el resto habitaciones (en total 5). Por ello no necesitamos cambiar ninguna pared ni reestructurar las habitaciones ahorrándonos una gran cantidad de dinero.

La compra

La compra

Vivo en un pisito pequeño de Bilbao, pero me crié en un pueblo de Vizcaya llamado Durango. Decidí mudarme a Bilbao cuando me fui a estudiar a la Universidad. Hace 1 año la familia se amplió, nació mi primera hija y mi pareja y yo decidimos que era la hora de mudarse de casa y buscar una más grande. Estuvimos buscando pisos en Bilbao y la gran mayoría eran pequeños y caros. Cuando empezamos a pensar que iba ser muy complicado encontrar la casa ideal nos surgió la oportunidad de comprar un caserío en los alrededores de Durango, donde me crié. Pensamos que era el mejor momento para empezar una nueva vida menos estresada y más plena en mitad del campo. Eso si, cerca de un pueblo grande con todos los servicios necesarios para estar cómodos.

Después de pensarlo mucho, ver lo pros y contras, y encontrar la financiación necesaria (gracias familia) hicimos la compra que creemos será la mejor decisión que hemos tomado.

Y ahora, cuatro meses más tarde ya hemos conseguido terminar con todo el papeleo (escrituras, préstamos, demás burocracia pesada) y nos encontramos como dueños de un precioso caserío que tiene una gran reforma por delante. Gracias a dios que en nuestra familia hay un par de manitas que nos van a enseñar y ayudar a hacer algunos de los arreglos necesarios para dejar a punto nuestro nuevo hogar.

Cerca de donde está nuestro caserío hemos visto uno precioso que queremos utilizar como modelo. Se llama Caserío Albiz, nos encanta como han sabido conservar su espíritu medieval y han sabido combinarlo con elementos modernos. No debemos olvidar que vivimos en el siglo XXI.